jueves, 3 de noviembre de 2011

Nyrki Tapiovaara - Varastettu kuolema (1938)


LA MUERTE ROBADA

Thriller sobre los activistas que, a principios de siglo, lucharon para liberar Finlandia de la tiranía de la Rusia zarista. (FILMAFFINITY)
-----------------------------------------------------------------
La muerte robada es la obra menos ortodoxa de Nyrki Tapiovaara, difícil de clasificar por su ritmo audaz y su fragmentada estructura temporal. Helsinki es mostrada como una ciudad de calles vacías y ventanas cerradas, donde la gente se mantiene escondida o se desliza subrepticiamente a través de las sombras. En este entorno logran palparse diferentes situaciones: el idealismo de la intelligenzia comunista, el miedo silencioso a Rusia, a pocos meses de distancia de la Guerra de Invierno, el temor de los informantes, el renacimiento del patriotismo finlandés y las sospechas de las clases superiores hacia cualquier actividad clandestina.

Nuevo proyecto que da a luz, esta vez tenemos el placer de traer la peli más conocida del legendario director finlandés Nyrki Tapiovaara, cineasta adelantado a su época y de muerte temprana que ha sido revalorizado por los criticos y directores finlandeses mas actuales, como Risto Jarva o los Kaurismakis. Con un guión mínimo, buen ritmo y un manejo visual impresionante, va narrando una trama plagada de ironía y prodigios visuales que mantiene alta la atención, a la vez que emplea una narración no tradicional y saltos temporales. Ya en el fondo podemos decir que es Tapiovaara un crítico mordaz de la sociedad finlandesa, de sus instituciones políticas, de la burguesía, que ocupa su cine como un arma contra el statu quo, pero sin solemnidades paralizantes y sin renunciar a plasmar y enaltecer el amor. Hermosa es la escena donde el protagonista besa a Manja, en uno de los besos más apasionados que he visto en el cine, y sin mostrar los labios uniendose. En 1939, a los 29 años, Nyrki Tapiovaara combatía en la guerra de invierno, su grupo fue tomado por asalto y debió huir en retirada, con el arrojo de sus personajes de ficción, Nyrki se quedó cubriendo la retirada de sus camaradas hasta encontrar la muerte, y las balas se llevaron a quién pudo llegar a ser uno de los maestros del cine del siglo XX
FA 4423